Páginas vistas la semana pasada

domingo, 13 de marzo de 2011

UN PEDACITO DE "NORMALIDAD"

La mirada del pueblo japonés durante el sábado al alba haría difícil imaginar que un sismo de 8,8 grados en la escala abierta de Richter había sacudido el país un día antes, provocando tsunamis que azotaron varias ciudades costeras en el norte del país; la calma y el orden continuaron, como si fuesen a comenzar un sábado ordinario.

"Dormí en mi oficina anoche", dijo Kawaguchi, quien viaja diariamente en el caótico metro de Tokio, el cual recién había comenzado a operar de nuevo, tras haber sido suspendido por algunas horas, y agregó que "tan pronto como me enteré esta mañana que el servicio de tren había regresado a la normalidad, regresé a casa".

Su oficina está ubicada en el piso 15 de un edificio que sobrevivió el sismo. A las 14:26 hora local (0546) del viernes, un fuerte sismo sacudió el edificio fuertemente, lanzando las computadoras y los papeles por todas partes. "Fue el peor terremoto que he visto en mi vida", dijo.

Es probable que Japón sea el país más preparado en caso de terremoto en el mundo, Japón ha adoptado una serie de rigurosos códigos de construcción, además de realizar simulacros de manera frecuente en escuelas, por lo que se han preparado durante años para los desastres naturales más impredecibles: Los sismos y los tsunamis.

Kawaguchi dijo a Xinhua que eligió permanecer en su oficina durante la noche, al igual que algunos de sus colegas, ya que consideraba que su oficina en el edificio sería mejor para sobrevivir las fuertes réplicas, además de que cada habitación en su compañía cuenta con alimento de emergencia y equipos de primeros auxilios.

Las temperaturas descendieron a 5 grados Celsius durante el viernes por la noche, mientras que millones de habitantes de Tokio caminaron a casa desde sus oficinas, mientras que los servicios de tren y metro fueron suspendidos inmediatamente después del temblor.

Kawaguchi dijo que le alegró escuchar en las noticias que ningún incendio importante fue provocado por el sismo en la capital, la cual tiene una población de 13 millones de personas, así como que tampoco se colapsó ningún edificio.

Minutos después de que el terremoto sacudió el noreste de Japón, las radiodifusoras japonesas comenzaron a mostrar imágenes que informaban sobre la calamidad, lo cual pudo haber provocado miles de muertes en la capital, si la población hubiese caído en el pánico.

Kawaguchi mostró su teléfono celular, en el que recibió información por parte del gobierno sobre el transporte en la ciudad, desde una suspensión completa hasta la restauración del servicio. "Me ha tranquilizado", anotó.

Un alto número de personas en el metro llamaron a sus familias para asegurarse que estaban bien, después de que se restauró la comunicación móvil en la principal ciudad del país.

Aproximadamente 1.000 personas quedaron atrapadas en la estación de Tokio, y cerca de 300 hicieron una fila en un negocio de renta de vehículos a las 5:00 hora local del sábado (2000 GMT del viernes), ya que aún no continuaban los servicios de tren a Yokohama y Chiba, dos importantes ciudades de Tokio.

En la estación más grande de transferencia, Shinjuku, miles de personas se sentaron en el suelo, a la espera del tren que los llevaría a casa.

Las vías ferroviarias y las carreteras de las prefecturas nororiental, que resultaron fuertemente dañadas, continuaban cerradas a las 08:00 hora local (2300 GMT del viernes). Los habitantes del devastado centro de Fukushima salían de forma tranquila de los supermercados con agua embotellada y comida.

Varios helicópteros fueron escuchados mientras sobrevolaban la zona, mientras que las brigadas de bomberos permanecieron cerca, en caso de algún posible incidente.

El sismo y el tsunami también provocó fuertes cortes y espacios en las carreteras, además de sumergir algunas casas en Fukushima.

Un daño similar tuvo lugar en la prefectura de Ibaraki, aledaña a Tokio. Varias secciones de la carretera fueron cerradas, mientras que los semáforos y los escombros cayeron a lo largo del camino.

Poco después de la madrugada del sábado, 81 hombres fueron transportados por aire desde un barco que fue severamente afectado por el tsunami frente la costa de la prefectura de Miyagi, con ayuda de los helicópteros de la guardia costera de Japón.

Los esfuerzos de rescate y recuperación continúan, mientras que se espera que haya varias réplicas en los siguientes días.


(extraído de las noticias de Google)


comentad por favor, mostrad vuestro apoyo.







4 comentarios:

Davinia-AraliaBlake dijo...

Me sabe tan mal no poder hacer practicamente nada por ellos, aunque digan que es un país rico que esta preparado para estas cosas, la tragedia es inevitable.
Gracias por toda la información Subaru ~~

Subaru * スバル dijo...

a Davinia-AraliaBlake: te entiendo perfectamente. la impotencia y la frustración estarán con nosotros hasta que esto pase...

Eli dijo...

Buen post Subaru...No hace ni tres meses que volví de Japón y estoy conmocionada. Yo vivía en la prefectura de Aomori y al menos en tres ocasiones estuve visitando la ciudad de Hachinohe, ahora bastante afectada por el tsunami:-(No me lo puedo ni creer. Afortunadamente todos mis amigos de allí se encuentran sanos y salvos. Desde que ocurrió la tragedia no he parado de tener noticias suyas. Evidentemente están conmocionados. Ni se lo creen.Al principio mi mejor amiga de allí, Motoko, estaba deseperada porque su familia vive en Sendai (todos son de allí)y no sabia nada de ellos, pero al final, el viernes pudo contactar con ellos. No me ha dicho en qué condiciones está su hogar. Otros amigos míos no pueden contactar con sus amigos que vivían en distintas localidades de las costa nor-este...Que desesperación.
En Towada, mi ciudad, no se han registrado grandes daños. Lo que les preocupa a mis amigos de allí son los cortes de electricidad (el no tener luz es lo peor, pero ademas, hace mucho frío y no tienen calefacción si no hay electricidad). Por otro lado, la falta de alimentos también les tiene muy preocupados, asi como la falta de gasolina. A pesar de todo, he de decir que son gente extraordinaria. Hoy han ido a trabajar a la universidad.Todo está en orden y la cooperación es fantástica. Admiro a esta gente.Yo desde aquí sólo puedo mandarles mails de apoyo y todo mi cariño y afecto...y ellos me dicen que mis mails les ayudan...mi dan las gracias mil veces...Dios...que gente más adorable...No se merecen lo que les está ocurriendo...Sólo queda esperar que el daño no vaya a más...que por favor el peligro nuclear pase y que la tierra deje de temblar...
Todo mi amor y apoyo para Japón.

Shiva dijo...

Que mas es puede decir, intentar ayudar en todo lo qeu se pueda, aunque sea solo dando animos y hacerles saber que no estan solos